Skip Navigation LinksNR17-080S

Office of public affairs

Contact :

Office of Public Affairs

(916) 440-7259

Aumentan los casos reportados de fiebre del valle en California en el 2017

Fecha: Noviembre 17, 2017
Número: 17-080S
Contacto: Corey Egel | 916.440.7259 | CDPHpress@cdph.ca.gov

SACRAMENTO – El Departamento de Salud Pública de California (CDPH) anunció hoy un aumento en el número de nuevos casos de fiebre del valle. La información fue determinada por los reportes de los departamentos de salud locales en California desde principios del año hasta el 31 de octubre de 2017, en comparación con el número de casos reportados en el mismo período del 2016.

Desde el primero de enero hasta el 31 de octubre de 2017, se notificaron 5,121 casos provisionales de fiebre del valle en California. Este es un aumento de 1,294 casos provisionales de los 3,827 casos provisionales reportados durante ese mismo período de tiempo en el 2016. El número de casos provisionales proporciona un indicador oportuno de la actividad actual general, pero el número de casos finalmente confirmados es generalmente menor que el número provisional de casos reportados.

El número de casos de fiebre del valle varía de un año a otro y por temporada. Los casos pueden ser más comunes a fines del verano y otoño. Los casos provisionales incluyen casos sospechosos, probables y confirmados: los casos sospechosos y probables pueden confirmarse posteriormente o excluirse como casos oficiales de fiebre del valle luego de una investigación adicional. CPDH está publicando los datos provisionales, ya que proporciona una indicación temprana del riesgo potencial de fiebre del valle en la temporada actual.

Se desconoce por qué ha habido un aumento aparente en los casos provisionales de Fiebre del Valle en California en 2017.

"Con un aumento en los casos reportados de fiebre del valle, es importante que las personas que viven, trabajan y viajan en California sean conscientes de sus síntomas, especialmente en el sur del valle de San Joaquín y la costa central, donde es más común", dijo la Directora de CDPH y Oficial de Salud Pública Estatal, Doctora Karen Smith. "En estas áreas, cualquier persona que desarrolle síntomas parecidos a la gripe, como tos, fiebre o dificultad para respirar, con una duración de dos semanas o más, debe consultar a su proveedor de atención médica sobre fiebre del valle".

La fiebre del valle, también conocida como coccidioidomicosis, es causada por la espora de un hongo que crece en el suelo en partes de California, Arizona y otras áreas del suroeste de los Estados Unidos. Las personas se infectan inhalando las esporas presentes en el polvo que entra al aire cuando hace viento o cuando se altera el suelo, como por ejemplo durante la excavación durante la construcción.

Se puede reducir el riesgo de infección al evitar respirar polvo en áreas donde la fiebre del valle es común. En estas áreas, cuando hace viento afuera y el aire está polvoriento, quédese adentro de sus casas y mantenga las ventanas y puertas cerradas. Mientras conduce, mantenga cerradas las ventanas del automóvil y use aire acondicionado de recirculación, si está disponible. Si debe estar al aire libre cuando hay mucho viento y polvo, considere usar una máscara adecuada (como una máscara de respiración N95, que está ampliamente disponible en las tiendas), y absténgase de perturbar el suelo siempre que sea posible. Los empleadores deberían entrenar a sus trabajadores sobre los síntomas de la fiebre del valle y tomar medidas para limitar la exposición de los trabajadores al polvo.

La mayoría de las personas infectadas no mostrarán signos de enfermedad. Aquellos que se enferman con fiebre del valle pueden tener síntomas similares a otras enfermedades, como influenza o neumonía bacteriana o viral, por lo que la fiebre del valle no siempre se reconoce. Los síntomas similares a la gripe pueden durar dos semanas o más. Aunque la mayoría de las personas se recuperan completamente, algunas personas corren el riesgo de contraer enfermedades más graves o complicaciones de la fiebre del valle, como la neumonía, la infección del cerebro, las articulaciones, los huesos, la piel u otros órganos. Las personas con un mayor riesgo de enfermedad severa incluyen las de 60 años o más, las mujeres embarazadas y las personas con diabetes o afecciones que debilitan su sistema inmunitario. Además, los afroamericanos y los filipinos corren un mayor riesgo de padecer una enfermedad grave, pero se desconoce el motivo. Si cree que tiene fiebre del valle, debe comunicarse con su proveedor de salud.

Para obtener información adicional sobre la fiebre del valle, visite el sitio web del CDPH

​​
Page Last Updated :