Welcome to the State of California 

Aumentan casos de tos ferina 

Date: 5/30/2014 

Number: 14-51s 

Contact: Anita Gore - (916) 440-7259 

SACRAMENTO 

El Dr. Ron Chapman, director del Departamento de Salud Pública de California (CDPH) y director médico del estado, advirtió hoy de que el número de casos de tos ferina siguen aumentando en California.

Entre enero y el 27 de mayo de 2014, CDPH ha recibido informes de 2,649 casos de tos ferina, más que el número total de casos informados en el 2013. Solo en Abril se reportaron más de 800 casos, la cuenta mensual más alta desde la epidemia del 2010.

"El probable que el número de casos de tos ferina continúe aumentando", dice el Dr. Ron Chapman. "Como una medida preventiva importante, recomendamos que las mujeres embarazadas reciban un refuerzo de la vacuna contra la tos ferina durante el tercer trimestre de cada embarazo, y que vacunemos a los bebés tan pronto como sea posible."

Los bebés demasiado pequeños para ser completamente vacunados son más vulnerables a los casos graves y mortales de tos ferina. Hasta la fecha, sesenta y seis de los casos que resultaron en hospitalización han sido en bebés de cuatro meses de edad o menores. Este año se han reportaron dos muertes infantiles; una con inicio en 2013, la segunda con inicio en 2014.

Ochenta y tres por ciento de los casos han sido en bebés y niños menores de 18 años de edad. De los casos pediátricos, un 8 por ciento fueron entre menores de 6 meses de edad y el 70 por ciento entre niños de 7 a 16 años de edad.

Es importante que tanto los niños como los adultos estén al día con sus vacunas. Las vacunas de refuerzo contra la tos ferina son muy importantes porque, a diferencia de otras enfermedades prevenibles por vacunación, el haber contraído la enfermedad ni la vacuna, confiere protección de por vida.

Para prevenir la tos ferina, CDPH recomienda que:

• Las mujeres embarazadas se pongan un refuerzo de la vacuna contra la tos ferina durante el tercer trimestre de cada embarazo, incluso si se vacunaron antes.

• Vacunemos a los bebés contra la tos ferina, tan pronto como sea posible. La primera dosis se recomienda a los dos meses de edad, pero se puede poner a tan solo 6 semanas de edad durante los brotes de tos ferina. Los niños necesitan cinco dosis de la vacuna contra la tos ferina antes de entrar al jardín de niños (entre los 4-6 años de edad).

• Los estudiantes en California en el séptimo grado reciben el refuerzo de la vacuna contra la tos ferina como es requerido por la ley estatal.

• Los adultos reciben un refuerzo de la vacuna contra la tos ferina una sola vez, sobre todo si están en contacto con bebés o si son trabajadores en el campo de la salud y puedan tener contacto con los bebés o mujeres embarazadas.

Los síntomas de la tos ferina varían según la edad. Para los niños, un caso típico de tos ferina comienza con una tos y secreción nasal por una a dos semanas. La tos empeora y luego los niños pueden tener ataques de tos fuertes que terminan con un silbido. Es posible que los bebés pequeños no tengan síntomas típicos de tos ferina y ni una tos aparente. Los padres pueden describir episodios en los que la cara del bebé se vuelve roja o morada. Para los adultos, la tos ferina puede ser simplemente una tos que persiste por varias semanas.

Números de la tos ferina se actualizarán cada dos semanas en el sitio web de CDPH.

 
 
Last modified on: 5/30/2014 10:49 AM