Welcome to the State of California 

ENFERMEDADES POR TOS FERINA AUMENTAN Y CDPH ANIMA LA VACUNACIÓN 

Date: 4/22/2010 

Number: 10-027s 

Contact: Al Lundeen o Norma Arceo - (916) 440-7259 

SACRAMENTO 

Un reciente aumento a las enfermedades causadas por la tos ferina debe servir como un llamado a la acción para asegurar que todas las edades se vacunen contra esta enfermedad, brindando protección a los más vulnerables, en particular a los bebés “, dijo hoy el Dr. Mark Horton, director del Departamento de Salud Pública de California (CDPH, por sus siglas en inglés).

“La tos ferina es una enfermedad muy contagiosa, dijo el Dr. Horton. “Los bebés que no están vacunados o que no han completado la serie de vacunas recomendadas son particularmente vulnerables. La enfermedad entre estas edades a menudo resultan en la hospitalización y puede ser mortal”.

En California, durante el primer trimestre del 2010, se reportaron casi el doble de casos de tos ferina en comparación con el mismo periodo el año pasado.  Dos infantes han muerto. “La incidencia de tos ferina suele tener un punto crítico cada dos a cinco años”, dijo el Dr. Horton. El último punto crítico ocurrió en el 2005 cuando California informó 3,182 casos con 574 hospitalizaciones y siete muertes. El mayor número de casos ocurre en agosto y septiembre cada año. En la última década, la enfermedad ha causado entre tres y cuatro muertes infantiles cada año en California. Todas las victimas fueron menores de 3 meses de edad.  Muchas más se enfermaron seriamente y fueron internadas en el hospital por complicaciones, incluyendo neumonía y daño cerebral.

Entre las enfermedades prevenibles por vacunación, la tos ferina es la más común. Aunque la mayoría de los niños reciben cinco dosis de la vacuna contra la tos ferina (DTaP) antes de asistir al jardín de niños, la vacunación no proporciona inmunidad de por vida. La mayoría de los niños son susceptibles de nuevo para cuando entran a la escuela secundaria y lo siguen siendo a la edad adulta.

“Como la vacunación contra la tos ferina no comienza hasta los dos meses, los bebés no son totalmente inmunes hasta después de los seis meses de edad, y la única manera de proteger a los infantes de la enfermedad es hacer todo lo posible para reducir su exposición”, dijo el Dr. Horton. "Esto significa que los padres y cuidadores de los niños deben vacunarse”.

Los estudios han demostrado que la mitad de los niños con tos ferina son infectados por sus padres, en especial sus madres. Por lo tanto, la vacunación de los padres y cuidadores contra la tos ferina, antes o justo después del nacimiento del niño es la forma más importante para proteger a los bebés. Además de las cinco dosis de la vacuna contra la tos ferina, recomendadas antes del jardín de niños, una dosis de refuerzo de la vacuna se recomienda para todos los adolescentes entre 11 y 18 años de edad y para todas las personas que tienen contacto cercano con los bebés pequeños.

Las mujeres pueden obtener la vacuna Tdap, que incluye protección contra la tos ferina, antes del embarazo, durante el embarazo o después del parto. Padres pueden ser vacunados en cualquier momento, aunque es preferible hacerlo antes del nacimiento de su bebé. CDPH anima a los hospitales de maternidad a que implementen políticas para vacunar a los nuevos padres y madres antes de irse a casa con su bebé. Otras personas que pueden tener contacto con los niños, incluyendo miembros de la familia, los profesionales de salud, y los cuidadores de los niños, también se deben vacunar.

Un caso típico de la tos ferina en niños y adultos comienza con una tos y secreción nasal por una a dos semanas, seguido por semanas o meses de rápidos ataques de tos que a veces terminan con un silbido. La fiebre es rara. Los síntomas y características de la enfermedad en los niños pequeños son más variables.

 
 
Last modified on: 5/13/2010 10:00 AM